Alistan una base de datos sobre el rock mexicano

Escucha este post
 
2 Me late
¡Gracias!

La presentación del libro “60 Años del Rock Mexicano”, de Rafael González Villegas, “El Sr. González”, en la Escuela del Rock a la Palabra, sirvió como pretexto para juntar a conocedores de este género musical en nuestro país y sentaron las bases para la creación de una base de datos que permita conocer de manera pormenorizada a los actores de este movimiento musical.

Han pasado más de 60 años desde que Gloria Ríos interpreta “El Relojito”, tema fundacional en la historia oficial del rock mexicano: un fenómeno musical que tiene que ver, además de lo artístico, con lo social y que acompaña a la historia del país en diversos momentos, como un reflejo de lo que las juventudes han expresado.

La documentación sobre esta música ha sido más bien precaria. Aunque hay libros sobre el tema, cuando los comparamos con la documentación en Argentina o España -ya ni qué decir de la documentación en Estados Unidos o Inglaterra- son contados y muy conocidos  en el ambiente del rock los volúmenes dedicados a rock  mexicano.

José Agustín, Federico Arana, Tere Estrada, María del Carmen de la Peza, David Cortés, entre otros autores, se han encargado de exponer en formato de libro las peripecias por las que ha atravesado el rock hecho en México desde diversas perspectivas.

Los participantes en ese panel vía Zoom coincidieron en que cada quien tiene su parte de rock, su perspectiva y, en todo caso, lo importante sería que las nuevas generaciones conozcan esas visiones para armar una propia en torno de este tema.

Periodistas como Ricardo Bravo, Óscar Sarquiz, Javier Hernández Chelico, Roberto Ponce, entre otros, también participaron en la charla, aportando parte de su conocimiento sobre un tema que ha ocupado a varias generaciones.

José Hernández, vocalista de Hueco, quien ha llevado el repositorio del rock en la Unidad Azcapotzalco de Universidad Autónoma Metropolitana, también destacó la importancia de que toda la información sea concentrada y difundida, por iniciativas públicas y privadas para su resguardo y difusión.

Algunos esfuerzos también se han enfocado a la creación de un museo del rock mexicano, aunque no se ha logrado concretar un esfuerzo de esa naturaleza. Sin embargo, la posibilidad de desarrollar un proyecto en el que confluyan esos esfuerzos es importante.

Guillermo Briseño, director de la Escuela de Música del Rock a la Palabra, ha sido un promotor incansable de este género musical, quien permitió el acercamiento de esas visiones para canalizar esos esfuerzos en una base de datos del rock mexicano.

El proyecto está tomando forma de la mano del programador musical y productor radiofónico Rodrigo de Oayazábal, otro importante personaje del rock en la radio mexicana.

Merece la pena que todo el acervo desarrollado por músicos, periodistas, escritores, coleccionistas y público interesado tenga un cause común, pues el rock y sus variantes se mantienen en el gusto del público, prueba de ello son los miles de asistentes a festivales como Vive Latino o Hell & Heaven.

Reconstruir la historia del rock hecho en México es una importante forma de recuperar fragmentos de nuestro pasado, que quizá nos permita proyectar un poco de cómo hacer crecer a la escena actual. Mucho éxito a esta iniciativa. Habrá que seguirla, a ver qué les parece. Hasta poco.