Sacuden en cráneo en El Chopo;

 
0 Me late
¡Gracias!

Una multitud de todas las edades se dio cita este fin de semana en el Tianguis Cultural del Chopo para escuchar a Liranrol en el marco de los festejos por el 36 aniversario del mercado sabatino de la colonia Guerrero.
La espera de varias horas valió la pena para los seguidores de Antonio Lira. Desde las 11:00 horas comenzaron a llegar los rockeros, de todas clases, de todos los puntos de la metrópoli para presenciar uno de los carteles más atractivos dentro de los festejos.
Las “crestas” de la banda punketa y sus atuendos llamativos sobresalieron entre la multitud. “La Zappa” –cantante de el grupo de punk “Convulciones” (sic)­ comenzó a gritar y animar a la concurrencia para cantar al ritmo de la música. Un poco de slam para comenzar la tardeada rockera en uno de los sitios emblemáticos del rock en México.
La banda seguía llegando como si regalaran dulces o monas. El más aguerrido consumía thiner directamente de una botella de vidrio. Otros, con sus famlilias consideraron que el espacio era propicio para dar un rol.
Kompadres Muertos subió al escenario para dar una muestra de lo que cada año van a presentar a España y otros países del mundo. Ahora le tocó al Chopo antes de irse de gira sudamericana.
Durante media hora, los embajadores del undegraund mexicano dieron rienda suelta a su espíritu nacionalista ante un público que escvuchaba atento. De pronto la voz de “Stress”, el cantante del grupo, se dejó de escuchar. El equipo de producción del tianguis lleva varias semanas sin poder resolver ese problema. La semana anterior Piro, vocal de Ritmo Peligroso, se quedó molesto y con ganas de cantar un poco más a sus seguidores.
#Somoshartosyestamoshartos recordó “Stres” en alusión al hashtag que en redes se ocupa para recordar a Karen, la protagonista del feminicidio ocurrido en Naucalpan hace algunas semanas.

A mover la mata
Cuando Garrobos subió al escenario, la multitud se acercó para bailar con todas sus fuerzas un slam que abarcó un tercio de la calle. Al fondo, la planta de luz que está a espaldas de la Biblioteca José Vasconcelos, atestiguó 25 minutos de baile.
Garrobos, una de las bandas más fueres en del hardcore ponía a todos a bailar. Con su copete flosrescentre “Lagarto”, el cantante, animaba a los punks a mover la mata. La banda se prendió y se armó en grande slam. Un zapato solitario se veia entre la fuerza centrífuga de los que intervinieron.
Otra rola y otra cantidad igual de refuerzos para bailar. Antes, el zapato fue devuelto a su dueño. “Lagarto” se lanzó cual rockstar al público que lo cachó y lo incorporó al ritual.
El Juguete Rabioso tuvo la responsabilidad de mantener el ánimo arriba. Viejos lobos de mar están de regreso, desde marzo pasado, para retomar el camino tras 20 años de aletargamiento. “Mercenario” fue dedicada a Karen.
“Que chingue a su madre todo aquel que recibe dinero por violar y matar a las mujeres. Estamos indignados”, espetó Federico Bonasso, cantante de esa agrupación.
Fuera de programa hizo su aparición Heavy Nopal, que interpretó algunas versiones de las canciones de Rockdrigo González y puso a la banda a punto para escuchar a Toño Lira.
Duante 45 minutos, la multitud escuchó sus canciones favoritas. “María” y “El Chopo” fueron las canciones que centenares de personas corearon, gritaron y cantaron. Para dejar a todos conformes, Liranrol hizo un largo poppurri con gran parte de sus exitos.
Bajo el sol de la tarde, la multitud coreaba. Hasta los vecinos de la colonia Guerrero se asomaron a ver al grupo que acudió con todo su equipo, metales y staff. Eran las 16:30 cuando los músicos comenzaron a levantar sus equipos. La gente poco a poco se retiraba a Buenavista para dirigirse a sus casa en municipios del Estado de México y algunas zonas de la Ciudad de México.