Mexicanos al grito de Metallica

Escucha este post
 
0 Me late
¡Gracias!

El grupo estadounidense Metallica se presentará en México el 1, 3 y 5 de marzo, por lo que la empresa Ocesa dio a conocer una convocatoria para los grupos locales que quieran participar como abridores.
Los interesados deberán enviar un video antes de las 19:00 horas del 20 de febrero. Habrá 10 finalistas que serán dados a conocer en la página de Metallica para que los fans voten entre el 21 y 24 de febrero. En los conciertos mencionados estará como invitado el mítico Iggy Pop.
Esta semana también tienen tres fechas los españoles Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos y Joan Manuel Serrat, quienes presentan el espectáculo El Gusto es Nuestro, con el que festejan 20 años de la aparición de la grabación del mismo nombre que retoma temas clásicos contemporáneos de la música española de esos artistas.
En otras entregas presentamos discos que cumplen 30 años, es el caso de Naco es chido de Botellita de Jerez, grupo sobreviviente al paso de los años, alineaciones, desencuentros y arrejuntes. Otra vez, como hace mucho tiempo Paco Barrios “El Mastuerzo” y Armando Vega Gil, confabulan con Santiago Ojeda y Rafa “El Diablo” González, para ofrecer un taco de guacarrock.
El viernes pasado, los botellos presentaron al público de Texcoco su trabajo más reciente titulado No pinches mames, mismo que es como una bocanada de oxígeno en su carrera. El paso del tiempo ha permitido que los cuatro músicos se reconcilien con su pasado y reinterprenten la “Baticumbia” de una manera totalmente guacarrockera. Barcos D’ Papel, con su acostumbrada solvencia en el escenario abrió la presentación y se echó a unas cuantas fans a la bola.
A propósito de Botellita de Jerez, al creador del slogan “Naco es chido”, Sergio Arau, exguitarrista de la banda, la vida le ha dado la razón por segunda ocasión. El director de “Un día sin mexicanos”, cual profeta del aguacate, advirtió en su película lo que ocurriría si la mano de obra latina no estuviera en Estados Unidos. Al parecer el tiempo le dio la razón. Hasta poco.