¿Dónde está el apoyo del rock a los movimientos sociales?

 
0 Me late
¡Gracias!

Los rockeros, esos músicos que por definición habían tenido cierto espíritu juvenil y de lucha, se han quedado dormidos ante el activismo demostrado por la sociedad en las universidades del país.
La música de protesta está silencio y las voces que en otro momento llegaron a hacer grandes festivales con motivo, por ejemplo, del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en los 90, hoy de plano cierran la boca.
Uno de los pocos que ha mantenido su papel de activista, incluso fue vocero de la manifestación anterior en la marcha para exigir que entreguen a los desaparecidos de la escuela norma de Ayotzinapa, es Rubén Albarrán.
El cantante de Café Tacuba ha participado en infinidad de manifestaciones de apoyo a causas sociales y ha mantenido esa postura a pesar de que la banda tiene firmado contrato con una empresa multinacional a la que le genera ganancias millonarias.
Evidentemente, no se trata de una postura obligada para todos los músicos, protestar; sin embargo, son los primeros que señalan las condiciones de marginación que padecen, por lo que históricamente ha sido una manera de demostrar su solidaridad con aquéllos que tienen las mismas condiciones.
Por cierto, hace unos días irrumpieron policías a Tianguis del Chopo, al parecer no pasó a mayores el incidente pues los jóvenes que escuchaban a una banda lograron repelerlos a ritmo de slam; como consecuencia, muchos comentarios en redes sociales acusan a las autoridades de la criminalización de los rockeros.
Termino con un versito del maestro Guillermo Briseño, que también ha apoyado siempre las causas sociales a ver si los grupos de rock se ponen las pilas para hacer buenos textos:
La garganta de México está seca /hay alguien que no quiere a sus muchachos /el odio los está partiendo en cachos /la cuna de los niños quedó hueca /pero el hilo de sangre de la rueca /va tejiendo claramente su entramado /quien los quiere negar los ha matado /y es horrenda certeza preguntar /si hubiera sensatez para negar /que organizar el crimen es Estado.