Me verás partir: adiós a Cerati

 
0 Me late
¡Gracias!

Las redes sociales espabilaron a los navegantes matutinos con una noticia que cundió viralmente: a través de su cuenta de Facebook, los familiares de Gustavo Adrián Cerati Clack dieron a conocer un comunicado atribuido al doctor Gustavo Barbalace, Director Médico de la Clínica ALCLA, en el que se señalaba que el músico había fallecido a consecuencia de un paro respiratorio.
Conforme llegaba la tarde, los portales argentinos confirmaban la noticia. El músico, compositor, líder de Soda Stereo, nacido el 11 de agosto de 1959, había trascendido al espacio de la inmortalidad, pero con una obra que abarca 25 años de recuerdos entre sus seguidores.
Tras cuatro años en coma, de rumores sobre su recuperación o su deceso, Cerati sucumbió a la reducción del flujo sanguíneo al cerebro de la que ya no pudo recuperarse. La última vez que Cerati subió a un escenario fue la noche del 15 de mayo de 2010, cuando ofrecía en Caracas un concierto de la gira que siguió a la publicación de su disco “Fuerza natural” en 2009. Tras el concierto, el artista se desvaneció y cayó en coma.
La música de Cerati trascendió desde sus inicios, en 1984, cuando fue publicado el primer álbum de “Soda Stereo”, a dos años de nacida la banda. “Nada Personal”, “Signos” y “Ruido Blanco”, fueron los discos con los que el grupo saltó a la fama. Gran parte de la lírica de esos temas fue escrita con ideas puestas por Cerati, quien tuvo un estilo particular de tocar la guitarra. En el primer disco de Caifanes, la pieza “La Bestia Humana”, es una colaboración del argentino.
“Lamentablemente es cierto, el León dejó de luchar, qué día tan triste, gracias por lo que nos diste, genio único, gracias por estar en mi vida, hasta siempre”, tuiteó Zeta Bosio, compañero de Gustavo durante muchos años en Soda Stereo.
“Se fue una de las personas con más luz que conocí y estoy absolutamente agradecido a la vida por haberme cruzado con él y haber hecho lo que hicimos entre los tres, que fue algo magnífico, cada uno aportando lo que tenía”, apuntó Charly Alberti, su otro socio en la batería del legendario grupo.
La carrera de Soda Stereo llegó a su punto culminante en 1989, con la publicación de “Doble Vida” y en 1990, con “Canción Animal”, discos que fueron éxitos comerciales. Tras un alto, en 1992 fueron publicados dos discos simultáneamente, “Dynamo”, de Soda, y “Colores Santos”, en el que Cerati, junto con su amigo Daniel Melero, incursionaría en otros géneros como la música electrónica.
Con “Amor Amarillo”, en 1993, Cerati dejaba la discográfica con la que había trabajado durante muchos años para explorar el camino solista, mientras Soda se encontraba en un receso tras la muerte del hijo de Zeta.
A mediados de los noventa, Soda Stereo graba “Sueño Stereo”, un disco unplugged para la cadena MTV y prepara la gira del adiós que culminaría en 1997, con un álbum doble en vivo.
Luego de la disolución de Soda Stereo, Cerati se dedicó a la experimentación electrónica con un par de proyectos como “Plan B” y “Ocio”. Desde el inicio de su carrera, el músico argentino colaboró en proyectos como Fricción, Virus o Los Encargados.
La carrera solista de Cerati se formalizó en 1999 con la salida de su tercer disco “Bocanada”; con la llegada de nuevo milenio salieron a la luz “Siempre es hoy” , en 2002, y “Ahí vamos”, en 2006, con los que el músico mantuvo la vigencia en la escena de la música latinoamericana.
Ayer, cantantes como Shakira y Juanes también se sumaron a las condolencias por el fallecimiento de Cerati.
En 2007, al cumplirse 10 años de su separación, la banda decidió reunirse por una vez con el fin de realizar una gran gira continental que culminó con un álbum doble, con las mejores piezas de Soda Stereo y en el que el sonido de los músicos llega a un nivel óptimo de madurez.
¡Gracias totales!, sería la rúbrica con la que Cerati despidió aquellos recitales, la banda sonora de las multitudes que escucharon el trabajo del argentino y la partida de un ídolo latinoamericano que ayer se despidió para siempre de su público.