En recuerdo de Cerati

 
0 Me late
¡Gracias!

Gustavo Adrián Cerati Clark es, sin lugar a dudas, una figura indiscutible de la música popular contemporánea de América Latina. Heredero de los sonidos argentinos de las décadas del 60 y del 70, el músico creció con una guitarra en la mano que supo aprovechar más adelante para dotar de un sonido particular sus composiciones.
La dictadura argentina, iniciada en 1976 fue el caldo de cultivo para que Cerati trabajara las metáforas, pues como en todos los regímenes autoritarios, el rock era un sonido castigado, al menos censurado, pues ser rockero era sinónimo de subversivo y su público era minoritario.
Con la Guerra de Malvinas, entre Argentina y Gran Bretaña en el año 1982, el apoyo al rock en español surge porque la Junta Milita dispone una estricta prohibición de difundir música cantada en idioma anglosajón. Esta decisión gubernamental fue estratégica para querer afianzar una identidad nacional en pleno conflicto bélico. Incluso, fueron organizados dos festivales para convocar a miles de seguidores del rock en español para sumarse a la defensa de la soberanía. Ese año nació Soda Stereo.
Una generación de músicos acompañaría a Cerati, como Daniel Melero (Los Encargados) y Richard Coleman (Fricción), así como la carrera de Soda. Junto con ellos una infinidad de bandas permitió el desarrollo de la industria rockera argentina. También influencia para bandas como los peruanos de “Trama” o cómplices de Caifanes, con quienes se llegaron a comparar al tú por tú. Soda Stereo fue también uno de los grupos con mayor proyección en América Latina y Estados Unidos, con una carrera exitosa hasta su última presentación.
Hasta aquí el recuerdo de Cerati. Gracias a nuestros aliados en la construcción de este espacio. Nos leemos la próxima semana.