Alex Otaola, “El Marqués”, deja SPR

Si hay un músico al que podemos calificar como un Marqués en el ambiente del rock mexicano es Alejandro Otaola, y no nada más porque sabe mover el abanico, sino por la condición de pertenecer –o haber pertenecido– a una cantidad bárbara de bandas de primera línea.
El guitarrista y compositor llega a Santa Sabina en 1994, tras la salida de Pablo Valero, con ellos graba tres discos de estudio y tres discos en vivo; en las giras por todo el país, se gradúa como uno de los guitarros más solventes de la escena.
Tras la grabación del MTV Unplugged, en 1997, Santa Sabina rompe relaciones con la disquera BMG, cuando intenta retenerlos bajo la condición de modificar su concepto musical. Otaola acompaña a un proyecto no sonaba nada mal: La Barranca. Rueda de los tiempos (2000), Denzura (2003) y El fluir (2005), tienen la impronta del músico.
Espiral fue el último disco de estudio de Santa Sabina, cuya producción estuvo a cargo de Gerry Rosado y del propio Otaola. Al mismo tiempo, preparaba la publicación de Fractales (2007):proyecto multimedia que incorpora, en un contexto electrónico, un mosaico de estilos y breves cameos musicales de más de 30 reconocidos músicos del rock, jazz y pop nacional.
El guitarrista se dice fan de San Pascualito Rey (SPR), un grupo que se desarrolla de manera talentosa y comienza a consolidarse. “A principios de 2009, el Chewy se acercó para comentarme que iba a necesitar un suplente.(…) Acepté la invitación y nos fuimos a Playa de Carmen a tocar en un Festival de Cine”.
Tras 15 años de acompañar a la banda, Otaola anuncia la despedida del grupo en el que ha participado en los últimos años. En su cuenta de Facebook explica el motivo:
“Este año se cumplieron 7 años de la partida de Rita y justo ese 11 de marzo coincidimos en Guanatos (como si ella lo hubiera orquestado) la familia Guerrero + los músicos de Santa Sabina para la premiere del Documental sobre ella.
“Este suceso comenzó un proceso de regeneración interna que adquirió una nueva dimensión cuando nos invitaron a hacer un pequeño toquín después de una proyección del Docu en el Teatro de la Ciudad. Luego nos invitaron a repetir la función en el Df y poco después a llevarla a Gdl. Y sin que nos lo hubiéramos propuesto la música volvió a cobrar vida. Todo esto sucediendo en el año XXIX en la historia de Santa Sabina, un año antes del 30 Aniversario, año que quizás sea la última oportunidad que tendremos para celebrar aquel planeta musical que creamos…”
“Cuando me di cuenta que mi historia con SPR comenzó hace 15 años cuando estaba por iniciarse la grabación del Sufro y que ahora yo me había vuelto parte de su reedición en vinil entendí que mi ciclo con la banda se enmarcaba por esos dos eventos y… todo nos trajo hasta hoy”.
Lo que no sabemos es si también deja La Cuca, grupo en el que ha trabajo durante años recientes tras la salida de Galo Ochoa. El próximo 5 de diciembre en el Lunario será la última presentación una de sus mejores alineaciones de SPR. Santa Sabina XXX está anunciado en el cartel del Vive Latino 2019. Hasta poco.