Metal caído del cielo

El Metal ha tenido un notable desarrollo como género, cantidad y calidad de las agrupaciones que participan en festivales internacionales, al tiempo que los toquines se han desarrollado con relativa frecuencia y efectividad, particularmente a partir de la primera década del milenio.
Surgido en Guadalajara, el festival Hell and Heaven es una muestra de que el público en México puede disfrutar de la música pesada sin el menor incidente; lo cual ha quedado demostrado desde hace mucho tiempo.
También dejó claro que las grandes glorias de todos los tiempos de la música pueden venir a tocar en un festival o en varios, de manera habitual, circunstancia que coloca a México como uno de los grandes consumidores latinoamericanos de música, particularmente de Metal.
El fin de semana pasado, en el Campo de Golf Teotihuacán, ubicado en la Carretera Ecatepec-Teotihuacán, se desarrolló el Force Fest organizado por Live Talent, la misma empresa que organiza Hell and Heaven, Revolution Fest o Northside, que en esta ocasión decidió trabajar al margen de la logística de la empresa Ocesa.
Los empresarios jalisicienses han trabajado con la mayor empresa de espectáculos luego de que en 2014, las autoridades lo cancelaron debido a que las condiciones materiales, de logística y salubridad del recinto ferial de Texcoco no garantizan la seguridad e integridad física de los 80 mil asistentes.
Los detractores de ambas empresas deslizaron que la cancelación tuvo que ver con que no se llegó a una negociación con Ocesa, pero nadie pudo sustentar esa versión. Lo cierto es que al año siguiente, la empresa encargada de administrar varios foros de la Ciudad de México fue la organizadora de ese festival.
En el Force Fest no participó Ocesa; sin embargo, factores como el clima influyeron en que el toquín literalmente se aguara con un chaparrón que provocó un tremendo lodazar durante el segundo día. Un factor que se debió prever en virtud de que se trataba de un toquín masivo y al aire libre.¡
Un escueto comunicado daba cuentea que Rob Zombie, Devil Driver, Lamb of God y Senses Fail cancelaron antes de su presentación y reagendarán sus presentaciones debido a las adversidades climatológicas.
Slayer, Anthrax y Philip H. Anselmo & The Illegals cumplieron con sus presentaciones lo que dejó un sabor agridulce a sus seguidores. Sin embargo, la queja constante es que a los grupos nacionales se les trató mal y se les arrinconó, como suele suceder en algunos festivales internacionales.
Queda a la empresa definir sus eventuales estrategias para el desarrollo de festivales, pues la organización independiente cuesta, mucho más si se trata de bandas de primer nivel pues por un lado hay una queja respecto del monopolio de Ocesa y por otra, que no hay una buena organización de masivos.
Los esperamos en las emisiones a través de la página y de redes sociales. Hasta poco.