Motor III, andando sucios y rockeros

El grunge es el subgénero del rock que identidfica la década de los noventa. Se trata de un sonido crudo que renuncia a la sofisticación del progresivo y lo melodioso del pop de los ochenta.

En México, una de las bandas representativas de ese estilo fue Guillotina. Integrada por Manuel Suárez (Voz y Guitarra), Alejandro Charpenell (Batería), El Manco (Bajo), acopañados por Jorge Vilchis, en un a época, Aram Hernández, en otra etapa, esta banda es añorada por un público que los acompañó de manera fiel hasta 2011.

El 25 de junio de aquel año, Guillotina ofreció su último recital, horas antes Manuel Suárez a través de la página en Facebook informó que la banda se separaba por “diferencias irreconciliables” entre los tres integrantes. Actualmente, los tres integrantes tienen proyectos propios Manuel con Motor, “El Charpy” con Orka y “El Manco” con Rabia, donde participan Iker Monanchel (guitarra) y Josué Vergara (batería).

El 23 de febrero en el Foro Alicia, Motor –conformado por Manuel (voz, guitarra), Christian Charpenell (batería), Patas Rodríguez (guitarra) y Os Morfín (bajo)– presenta su tercer disco titulado III con la participación de Johnny Nasty Boots y de Driven.

Un día antes, en el Teatro de la Ciudad, es el festejo por los 30 años de trabajo intenso de Tere Estrada, rockera, feminista y sirena que está lista para presentar una muestra significativa de una carrera que ha mantenido a pesar de todo.

El sábado en La Carpa Astros se lleva a cabo el Mercado Negro Music Fest donde los estelares son La Castañeda y La Barranca.

Pájaro Sauce es un dueto integrado por Anel Saucedo y Alondra Montero, que según su propia descripción es música emocional que vuela entre sauces creando paisajes de melancolía en sus raíces.

Las artistas, oriundas de la zona de Satélite, incursionan en el género canción con la exploración de instrumentos musicales con diversas sonoridades, merece la pena escuchar un poco.

Fe de erratas. La semana pasada les contaba que Ekos es una banda progre que tiene empuje y desde hace tres años Carlos Clériga está en la batería.

Los invitamos a escucharnos por las mañanas desde el estudio 358 grados en la Ciudad de México a través de Rockanrolario. Hasta poco.