Renuncié y no me he muerto de hambre

Renuncié y no me he muerto de hambre